Cinco termas de aguas turquesas para descubrir en Jujuy

Se trata de una nueva oferta turística en distintas regiones de la provincia, que incluyen fangoterapia y balnearios con piletones que alcanzan hasta los 40 grados.

Jujuy, es un hermoso rincón norteño que se caracteriza por la diversidad de paisajes y atractivos, ahora suma una nueva oferta turística termal en cinco puntos de la provincia, que invitan a hacer escapadas de relax entre colores turquesa, excursionismo y fangoterapia.

Como atractivo consolidado, muy cerca de la ciudad capital, se ubican las reconocidas Termas de Reyes; mientras, en la región de Yungas, hacia el este provincial, se hallan las turquesas aguas del Río Jordán, a las que se acceden mediante excursiones, y otras que se combinan con fangoterapia en la localidad de Caimancito

En Las Termas de Reyes se ubica el histórico hotel y además hay un conjunto de balnearios y piletones. Los mismos se ubican al pie de verdes cerros en altura que aseguran una completa desconexión y relax, todo a tan solo unos 19 kilómetros de San Salvador de Jujuy.

En tanto, hacia el oeste jujeño, completan la lista las aguas termales de Tuzgle y las del pueblo de Coranzulí, que se muestran como atractivos emergentes en la región de Puna, que suman a la experiencia que ofrece el recorrido de la ruta nacional 40, que llega hasta La Quiaca.

Yendo unos 160 kilómetros desde la capital hacia el noreste, a la región de Yungas, se encuentran las Termas del Río Jordán, con una serie de piletones naturales de una apariencia singular: deslumbrantes tonos turquesa. El agua se puede disfrutar a una temperatura promedio de 30ºC y con profundidades que llegan hasta los 3 metros.

Para llegar, se debe atravesar un sendero de dificultad media y alta, que nace en la ruta provincial 83, a unos 14 kilómetros del poblado de San Francisco, donde existen guías capacitados que brindan el servicio de trekking y cabalgata.

También en las Yungas, pero un poco más cerca de la ciudad capital, a unos 140 kilómetros, se localizan las Termas de Caimancito, con vertientes que surgen entre los 40º y los 60ºC, y se guían a piletones donde se mezclan con agua fría para el disfrute de los visitantes. Allí se puede realizar fangoterapia con propiedades terapéuticas.

Completando la oferta de turismo termal en la provincia, hay otros dos destinos que se muestran como emergentes, ubicados en cercanías de las comunidades puneñas de Puesto Sey y de Coranzulí, en distintos puntos del oeste provincial.