La joven desaparecida en Tandil fue rescatada en ezeiza abordando un avión a México

Su mamá había denunciado la desaparición en la justicia federal. Se escapó el sábado de su casa de Tandil y se instaló en Buenos Aires.

La joven tiene 25 años y durante tres días su cara se replicó en redes sociales: la buscaban en Tandil, su ciudad, y en Buenos Aires. En su casa dejó la computadora y algo de ropa. Desde que se fue no atendió más el teléfono ni explicó adónde iba. Terminó rescatada en Ezeiza ante la sospecha de que podía estar siendo víctima de una red de trata internacional.

El sueño de viajar al exterior, de trabajar en sitios lujosos o de triunfar en el ambiente artístico, fue la luz roja para los investigadores que lograron identificar un posible engaño

Lo último que se supo de A. P. fue que había tomado un micro de larga distancia de la empresa “Estrella” hacia la Terminal de ómnibus de Retiro, en la Ciudad de Buenos Aires, durante la madrugada del 10 de julio.

Su hermana y su mamá, asustadas, por la sospecha de un viaje al que había hecho referencia en sus redes sociales, fueron a ver qué pasaba. En la computadora encontraron un correo electrónico en el que había quedado registrado el cambio de pasaje: tenía fecha para el 1° de agosto pero lo había adelantado para este lunes por la noche.

A. P. no podía financiar un viaje ni contaba con los recursos económicos para costear el pasaje. Por eso, y porque dejaron de tener contacto con ella, decidieron alertar a la Policía.

La desaparición fue denunciada el sábado por la tarde en una comisaría de Tandil, con el alerta de este pasaje que ella no podría haber pagado sola. Enseguida, la fiscalía de turno derivó la causa a la justicia Federal e intervino el Juzgado Federal N° 1 de Azul, a cargo de Rodolfo Pablo López. También la fiscalía Federal de Azul, a cargo de Santiago Eyherabide.

Esa misma noche se solicitó información a las aerolíneas sobre el pasaje, que tenía como destino final Ciudad de México. Al mismo tiempo, la División Trata de Personas de la Policía Federal tomó testimonios a las amigas y a la familia de la joven, además del análisis de sus redes sociales y de su computadora.

A.P. afirmaba que se iría del país, que ya volvería a contactar a su familia, que no la buscaran.

Lo cierto es que, con todos esos elementos, activaron un alerta y lograron rescatarla en el aeropuerto de Ezeiza cuando estaba a punto de abordar un vuelo a México.

La joven estudió Relaciones Internacionales y Derecho. El fin de semana, según confirmaron fuentes de la investigación, discutió con su familia, con quienes no tendría una buena relación.

Alrededor de la medianoche del sábado se fue y tomó un micro que partió a la 1.10 de la madrugada. Se instaló en un hotel de Buenos Aires y esperó el momento de partir.

Por estas horas, los investigadores analizan cómo llegó desde la Terminal de Retiro hasta el hospedaje donde pasó estos días escondida y determinar si alguna persona la acompañó o custodió hasta llegar al aeropuerto. 

Es que la sospecha apunta a ese pasaje de avión, que fue comprado desde el exterior, con fecha del 1° de agosto pero que había sido reprogramado para este lunes por la noche. Ese fue el primer llamado de atención y lo que activó los protocolos para protegerla.

No está claro -todavía- si la chica estaba siendo víctima de un engaño o si accedió al proceso. Pero, por la metodología, la mecánica coincide con la forma de operar de las redes de trata de personas.

Una de las sospechas es que podrían haber engañado a la joven con la promesa de un trabajo como modelo en el Distrito Federal de México, el pasaje para irse del país y los gastos iniciales pagos para instalarse en la ciudad.

Además de lo intempestivo de la decisión y la falta de contacto con su círculo cercano apenas dejó su casa, terminaron por activar los protocolos de alerta.

Interpol, que intervino en el caso para investigar el origen del plan, cruzó datos hasta encontrar el pasaje a su nombre para el avión que despegaría desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

La joven llegó a ser interceptada a tiempo, y si bien su reserva no incluía acompañantes, de inmediato intervino el Programa de Rescate de Víctimas del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación que la entrevistó y la contuvo. En tanto, personal de la Policía Federal de Tandil viajó a Buenos Aires para seguir la investigación.

Al momento, está en manos de la Justicia confirmar si se trató de un posible engaño enmarcado en una red criminal de trata y quién o quiénes le compraron el pasaje. Para protegerla, el juzgado ordenó que no se divulgara información sobre ella ni sobre la investigación para no entorpecerla.

Fuente: Clarín