Boca fue un festival de goles: brilló y le hizo siete a Vélez a domicilio

El equipo de Russo no venía bien pero se despachó con un partidazo histórico y derrotó al Fortín por 7-1 en Liniers.

La cuarta fecha de la presente edición de la Copa de la Liga Profesional de Argentina ya transcurrió en su mayor parte. Y, en ese contexto, la jornada de domingo terminó con uno de los platos más fuertes de todos, con un partido muy esperado.

El siempre coqueto estadio José Amalfitani del barrio porteño de Liniers fue el escenario para el compromiso que puso frente a frente a dos equipos que pretenden llegar muy lejos en dicho certamen doméstico: Vélez Sarsfield y Boca Juniors.

De hecho, el conjunto anfitrión, el cual es comandado tácticamente por Mauricio Pellegrino, acudió a este partido con puntaje perfecto, habiendo ganado ganado en sus tres presentaciones anteriores: ante Newell’s Old Boys, Sarmiento de Junín y Argentinos Juniors.

Por su parte, el Boca de Miguel Ángel Russo acudió a este encuentro envuelto en grandes irregularidades, con una victoria y dos empates en la Copa de la Liga Profesional pero con enormes dudas con respecto al aspecto futbolístico.

En medio de ese panorama, el primer tiempo cumplió con creces las expectativas. En primera instancia, Nicolás Capaldo metió un planchazo demencial y debió ser expulsado, pero solamente vio la tarjeta amarilla. Bronca en el local.

Y luego llegaron los goles: Edwin Cardona (21′) abrió la cuenta con un tiro libre genial, Juan Martín Lucero (26′) lo empató transitoriamente para Vélez y Sebastián Villa (31′) volvió a desnivelar para Boca. Triunfo 2-1 del visitante y entretiempo.

Lejos de conformarse con esa ventaja, en la etapa complementaria, Boca fue por más y consiguió más. Nuevamente Villa (53′), Gonzalo Maroni (55′) y Carlos Tevez (62′) pusieron el 5-1 y decretaron un auténtico festival de goles.

Más tarde, en la recta final del partido, Maroni (74′) apareció nuevamente para finalizar una hermosa acción colectiva y poner el sexto. Por último, otro colombiano como Jorman Campuzano (89′) marcó el 7-1 definitivo para una goleada histórica e inolvidable.