Se entregará el drizado en la iglesia de Uquia: saberes antiguos por el patrimonio

Una trama de lazos realizada mediante nudos envolverá la nave en su fachada y laterales y también la fortalecerá internamente, luego de haberse subsanado grietas comprometedoras de la seguridad estructural y previa al revestimiento de los muros. Toda la tarea sobre la iglesia San Francisco de Paula es artesanal, siguiendo sugerencias del CONICET a través de su Laboratorio de Arquitectura Andina y Construcción con Tierra: con trabajos sin uso de máquinas ni herramientas eléctricas sobre las paredes y cubierta, y reconstrucción de piezas con materiales y técnicas similares a las originales.

Desde el Ministerio de Infraestructura, el Gobierno de Jujuy abordó la tarea de restauración y puesta en valor de la iglesia de Uquía, en la región de quebrada y patrimonio cultural de la humanidad de la provincia. Recientemente, y tras haber finalizado las tareas sobre paredes referidas a subsanar problemas de riesgo estructural como grietas y vigas y adobes en mal estado (ver nota anterior en http://prensa.jujuy.gob.ar/2020/08/31/avanza-la-obra-que-devolvera-a-la-iglesia-de-uquia-seguridad-estructural/), inició el drizado, una técnica peruana antigua que consiste en armar una malla de soga a través de nudos específicos y estratégicamente dispuestos.

El ministro Carlos Stanic valoró que “en el proceso de restauración y puesta en valor hemos descubierto problemas que supimos y pudimos abordar con todo el respeto y fidelidad hacia la historia de cada parte del edificio”, y puntualizó sobre el drizado que se ejecuta actualmente que “esta técnica antigua es otra gran recuperación y será también testimonio del trabajo serio de los jujeños de este tiempo por el cuidado de su patrimonio: será el primer edificio que en Jujuy con esta técnica que evita usar materiales modernos que desarticulen su esencia material”.

A su vez, el secretario de Infraestructura José Suarez, tras recorrido de obra junto a la directora provincial de Patrimonio Valentina Millón, celebró “tanto éste como cada paso que vamos dando tras las aprobaciones para las intervenciones en la estructura”. “Ahora estamos en la etapa del ítem correspondiente al drizado, de refuerzo estructural; un trabajo de mucha dedicación que la empresa está realizando con mucha responsabilidad, como la que exigimos en cada paso respecto al edificio patrimonial”, detalló, y agregó sobre otra instancia actual de la obra que “también estamos trabajando en la cubierta de la sacristía, donde descubrimos que había una elevación más cercana en el tiempo que la construcción original que la perjudicaba, así que estamos intentando resolver el encuentro de la cubierta con lo que es su nave”. “En dos semanas, calculamos, estaremos empezando el torteado sobre todo lo que es la nave, que ya tiene avanzada la obras más gruesa”, anticipó Suarez, quien también destacó “el esfuerzo del Gobierno provincial por esta obra, por su reactivación aún en este tiempo difícil”; “es una alegría concentrar esfuerzo en la obra pública por fuera de lo que refiere a pandemia nuevamente”, sumó.

El drizado se dispone sobre fachada y laterales, tanto exterior como interior de las paredes