Converse Weapon: las zapatillas que revolucionaron y marcaron a una generación

Juntaron a Magic, Larry, Erving y muchas estrellas de la época. Hicieron un spot épico y revolucionaron la NBA con un diseño espectacular.

Las Converse Weapon marcaron un antes y un después en el básquet de los 80. Simple y claro. Todo lo que tuvo que pasar la fábrica de zapatillas es aún más significativo y desde que la cosa arrancó allá por 1908, las aristas de una historia tan atrapante como emocionante forjaron los huecos en los que se colocan los cordones del calzado que hasta el día de hoy se mantiene vivo.

La creación se dio en ese año anteriormente señalado, en Malden, Massachusetts, cuando Mills Converse dio nacimiento a una fábrica de productos de goma llamada Converse Rub0ber Company. Zapatos, neumáticos y parkas formaban parte del inmenso y versátil catálogo ofrecido por la empresa. Más allá de eso, el dueño siempre supo que quería especializarse en los calzados y paulatinamente fue alimentando ese sueño hasta que se hizo realidad.

Larry Bird & Magic Johnson.

Lo novedoso de la cuestión inició porque eliminó a los intermediarios. En una época en la que los transportistas tenían una especie de oligopolio, Converse Rubber Company poseía sus propios camiones y les llevaba las zapatillas de puerta en puerta a los vendedores de la zona, sin importar su tamaño. Si eras una pyme o una millonaria empresa, Mills te dejaba sus productos en el lugar establecido. 

Independencia y rebeldía se unieron para darle un aura divergente, de lucha y de la noción del yo puedo hacerlo sin ayuda de las grandes marcas. La vida (y el futuro) era buena para la compañía norteamericana. 

Isiah Thomas, con las weapon, hostigado por la marca de Jordan.

En 1915 se materializó el sueño de Mills de dedicarse a los calzados y dos años después salió a luz la primera zapatilla deportiva de la marca. Eso no es todo, un día soleado de 1923 apareció por la puerta un gigante que tuvo que agacharse para entrar. A pesar de que jugaba al básquet y de que las Converse de esa época estaban destinadas a los tenistas, le vendió la idea al dueño de que había que mejorar el diseño de las mismas

La asonada pacífica dio inicio… Converse All-Star. Seguramente las habrán tenido alguna vez. Bueno, Chuck las creó. Zapatilla caña alta, suela de caucho, y lateral de goma, con una estampa en el tobillo que marca no solo un calzado, sino una vida, una trayectoria de miles y miles de anécdotas. Calidad extraordinaria que fue tan pero tan buena que resistió a cualquier paso del tiempo y jamás pudo ser olvidada.

Desde la línea de libres “B” (sobrenombre), Bernard King.

Eso le permitió a la marca dominar los próximos 60 años del sector, pero con el correr de los veranos el universo fue viendo cómo otras empresas quisieron quitarle el dominio. Una de ellas fue Nike, que aprovechó la llegada de Jordan a la NBA para firmarle un contrato que alborotó cualquier tipo de paradigma previamente conocido. 

Justo cuando todos se enamoraban de Jordan, Converse diseñó una zapatilla majestuosa, unida por una campaña publicitaria legendaria. Juntó a Julius Erving, Magic Johnson, Larry Bird, Isiah Thomas y Bernard King, entre otros, y les dio un calzado que simbolizó a la época de los 80 en la NBA.  

Modelos idénticos con colores diferentes según el equipo en el que jugaban. Diseños simples, pero efectivos. Eran el sinónimo de todo lo bueno que estaba dándose en la liga. Los anillos de Bird y Johnson, el surgimiento de Isiah, las luchas dicotómicas y una revolución del consumismo que ya no era un eufemismo se unieron un elemento que estampó su efigie en el básquet para siempre. 

Levitando. Julius Erving con las converse.

El primer comercial se grabó entre los dos más grandes del momento, Larry y Magic, y el evento se realizó en la casa de Bird, en French Lick, Indiana. Eso fue todo lo que necesitaron los ejecutivos de Converse para romper el mercado. 

Todos querían tenerlas. Desde los basquetbolistas de Estados Unidos hasta los jugadores de picados, sin que nada importe. Incluso, por unos segundos llegó a utilizarlas Axl Rose, cantante de Guns and Roses, en el video musical de Estranged.

Hasta el 2010 siguieron lanzándose reediciones y aquella pieza de la estrella lo cambió todo, aunque sea por un instante. Después Nike y Jordan se robaron el show y la globalización invadió a la NBA. En una especie de vicisitud esas Converse Weapon hicieron felices a unos cuantos. Magia, creatividad y muchos colores, tal y como fueron los 80. Algo hermoso, que provocó un efecto deseoso.