“Bono vacacional” de $20.000: ¿qué es? y ¿quiénes podrán solicitarlo?

Se reglamentó la Ley que busca estimular el turismo, una de las actividades más golpeadas por la pandemia y la cuarentena.

A través del Decreto 795/2020 publicado este martes en el Boletín Oficial, se reglamentó en la Argentina la nueva Ley de Sostenimiento y Reactivación Productiva de la Actividad Turística Nacional. Entre otros puntos importantes para darle impulso al sector, la norma incluye un Bono Vacacional de $20.000 pesos.

Entre los beneficios incluidos en la ley 27.563 se encuentra una reducción del pago de las contribuciones patronales del 95 por ciento y un salario complementario abonado por el Estado Nacional para los trabajadores en relación de dependencia del sector privado, del 50 por ciento del salario neto, no pudiendo ser inferior a un salario mínimo, vital y móvil (SMVM), ni superar los dos salarios.

Además, abarca el Programa Bono Fiscal Vacacional, que consiste en un incentivo para impulsar el turismo y desestacionalizar la demanda. Este programa contempla un aporte de 20.000 pesos para aquellas familias cuyos ingresos mensuales netos totales no superen el equivalente a cuatro SMVM (hasta $67.500).

El bono fiscal será emitido bajo modalidad electrónica, y podrá ser destinado exclusivamente al pago de servicios ofrecidos dentro del país por empresas habilitadas del sector.

En la ley se establece también el Plan de Preventa, un proyecto del Ministerio de Turismo orientado a fomentar y potenciar la demanda del turismo interno, que consiste en el reconocimiento de un crédito por parte del Estado Nacional equivalente al 50 por ciento del monto por cada operación de compra de servicios turísticos a ser brindados dentro del territorio nacional.

Las compras en concepto de preventa de servicios turísticos se deberán realizar hasta el 31 de diciembre, y los servicios adquiridos deberán ser usufructuados durante el 2021.

La norma amplía también la moratoria impositiva y los beneficios fiscales, con una prórroga de 180 días para el vencimiento del pago de los impuestos existentes o a crearse, que graven el patrimonio, los capitales o las ganancias de las actividades vinculadas a la actividad turística cuyos vencimientos operen hasta el 31 de diciembre.

Autoridades y empresarios turísticos de las distintas provincias expresaron su satisfacción, al considerar que ayudará a dar “un empuje” e “impulso” al sector, que fue sin dudas uno de los más afectados por la pandemia de coronavirus y la cuarentena implementada para contener la dispersión del virus.