Incendios: movida “solidaria” es otra artimaña de claro corte político

En medio de llamas y lenguas de fuego que desatan un verdadero infierno en el Parque Nacional Calilegua, el diablo metió la cola e hizo que el oportunismo político se corporice.

Aprovechándose de las pérdidas naturales que estruja el corazón de los jujeños y la sacrificada labor de los brigadistas que conmueve a propios y ajenos, aparecieron en escena los mercenarios de siempre, esos que desdibujan la realidad, confunden, engañan y despojan a la gente de sus bienes con la promesa de llevarlos a un lugar donde no son necesarios, donde no son requeridos y además donde nunca llegan.

En las últimas horas, se convocó una colecta con fines políticos, promovida por sectores de oposición encarnados en jefes comunales y brigadistas que dependen de la Nación y no de la Provincia, argumentando supuestas necesidades insatisfechas que aquejarían a quienes combaten el avance del fuego en el corazón de nuestras Yungas.

Mientras, en el frente de lucha se pelea palmo a palmo con el fuego.

No obstante su condición de empleados de la Nación, el Gobierno de Jujuy les ofreció alojamiento, alimento y todo otro elemento indispensable para el cumplimiento de su tarea, pero dijeron estar bien y con sus necesidades resueltas.

La movida “solidaria” es en realidad otra artimaña de claro corte político, pergeñada al solo efecto de generar un microclima de malestar en detrimento del Gobierno de Jujuy.

Mientras unos pocos juegan con la vocación solidaria de los jujeños, el Gobierno de la Provincia y empresas privadas se ocupan de abastecer y brindar contención a los héroes que exponen su cuerpo y hasta la vida misma en la riesgosa misión sin tregua de controlar las llamas en el Parque Nacional Calilegua.

En el lugar de los hechos. El gobernador anunció la creación de bases operacionales para reducir las pérdidas.
Trabajo en equipo para sofocar posible rebrote de llamas.
Zonas afectadas por el incendio.