Voluntariado: la juventud en lucha

Por Gabriel Polo.

Me había surgido mayor conciencia, sentimientos de solidaridad y necesidad de llevar esta teoría a la praxis. En aquella ocasión estando en la materia de derecho político, nos hablaban sobre “el voluntariado,” aunque pensándolo bien, en reiteradas ocasiones ya lo había puesto en práctica, solo que a partir de allí seria mas consciente de su importancia y significado.

Debido a la pandemia que atravesamos, estos últimos meses nos hemos dado cuenta de esa gran importancia. Su función social actúa necesariamente de forma complementaria para los objetivos de nuestra provincia.

Siendo así, recordemos que nuestro gobernador Gerardo Morales había hecho un llamado a la juventud los primeros días de abril, a finales de ese mes también lanzó la convocatoria a la promo 2020 de todas las escuelas. Este objetivo es uno de los tres principales ejes, “El plan adulto mayores” que tiene que ver con los cuidados y la asistencia, ya que tenemos 112mil adultos mayores en nuestra provincia. El objetivo es llegar a contar al menos con 12mil voluntarios en toda la provincia.

Por otro lado, también tenemos la incansable labor de esta juventud voluntariosa en departamentos, hoteles y demás edificios donde realizan cuarentena obligatoria jujeños repatriados desde todas las provincias. Una labor diaria, turnada para cubrir las 24hs con objetivos de cuidados y asistencias.

Sabemos que por momentos nos encontramos tan expuestos a esta pandemia… pero comprendemos la importancia, lo percibimos, estos últimos meses hemos hecho del voluntariado una forma de vida. ¡Pero claro! ¿Qué cosa más impórtate tenemos que cuidar? por eso, el llamado continúa, te necesitamos, ¡sos importante en esta lucha contra el coronavirus!

La juventud con esta actitud ha abierto un nuevo camino, desde el estudio, desde la praxis, en definitiva, el empirismo para la adaptación a estos nuevos tiempos. Debemos ser el motor, la iniciativa de una nueva juventud creadora de conciencia y esfuerzo. “Conciencia” esa es la síntesis sobre una nueva sociedad. No sabemos cómo y hasta cuando nos acompañará esta pandemia.

El tiempo genera una identidad, esta identidad del voluntariado rompe o cambia el paradigma, por un lado, del viejo esquema socialista europeo, el cual se basa en que el estimulo principal del trabajo sea el interés material. Es decir, estimular con algo material para los resultados de su labor. (Esto nos dejaron anteriores gobiernos, el “clientelismo” como estimulo para los jóvenes) ¡la juventud no debe ser mercancía!.

Por supuesto también romper con el estímulo materialista de la tendencia del capitalismo que es individualista, superfluo y finito en conciencia, para el que toda labor realizada debe tener ganancia económica.

Con esto no pretendo dejar de lado la importancia, o que no tenga relevancia las necesidades de nuestra juventud. Mas bien, quiero hacer referencia al desarrollo de valores éticos individuales para lo social en cuanto a voluntariado se trata. De este modo una pequeña parte de nuestra vida se entrega a nuestro pueblo, 3hs diarias, 3 días a la semana, 3 veces al mes, etc. Sin perder nuestras obligaciones laborales, estudiantiles o vida cotidiana. Elegir con libertad y conciencia para una construcción más justa y solidaria.

El pilar fundamental es la solidaridad, y esto, en la Juventud Radical lo sabemos muy bien, gracias a las enseñanzas de nuestro viejo… Raúl Alfonsín, el que ahora pertenece a todos. Sin distinción sectorial en aquel popular discurso de Parque Norte de (1985) hablaba sobre una nueva voluntad colectiva, para la creación y desarrollo de una sociedad solidaria que constituyera una decidida dimensión ética, ésta es la “ética de la solidaridad” para una sociedad democrática, participativa, solidaria y eficiente.